Litografia
Su principio se basa en el antagonismo existente entre los materiales de origen graso y acuoso. Inicialmente se realizaba sobre piedra caliza (Solenhofen). Actualmente se pueden utilizar planchas de aluminio y de cinc, aunque en ambos casos las superficies de estas planchas deben ser sometidas a un micrograneado. No existe un “bajorrelieve“, como en las técnicas anteriores sino un registro sobre la superficie de la matriz a partir de la definición de zonas afines a la grasa (encrófilas) y otras zonas afines al agua (hidrófilas).
Plancha y copia.
Pulsa en la imágen.
piedraPiedra litográfica. Pulsa en la imagen para ver una.
Proceso litográfico sobre plancha de aluminio.

1. Aplicar sobre la plancha micrograneada, vinagre (ácido acético) con un algodón limpio para eliminar restos de carburo de silicio.

2. Eliminar el vinagre con abundante agua: lavar la plancha, frotando suavemente con un algodón y dejarla secar. Puede utilizarse un secador de pelo.
3. Antes de comenzar el proceso de dibujo es conveniente proteger con goma arábiga los márgenes de la plancha, para evitar posibles contactos de los dedos con los bordes.
4. El boceto debe realizarse con materiales de dibujo similares a los que se utilizarán para la grabación de la plancha, en este caso se ha utilizado cera, y lápiz de color negro sobre papel.
5. Sobre el dibujo pondremos un papel de seda y calcaremos las líneas maestras, principalmente los contornos de las manchas y de las luces altas o blancos absolutos.
6. Sobre otro papel de seda aplicaremos una capa con una barra de pastel, este papel cumplirá las veces de papel de calco.
7. Seguidamente fijaremos la plancha a la mesa y encajaremos sobre la misma el papel de seda con el calcado las líneas maestras, pero invertido, para evitar en el resultado final el efecto de simetría. Este papel también debe estar fijado.
8. Entre el calco y la plancha meteremos el papel de seda impregnado con pastel, con la precaución de poner la cara que esta impregnada en contacto con la superficie de la plancha.
9. Antes de calcar todo el motivo revisaremos el calcado. Para ello levantaremos una esquina para ver el efecto y la presión con la que debemos dibujar.
10. Con un bolígrafo de punta fina, repasaremos todas las líneas maestras.
11. Terminado el calcado, levantaremos uno de los laterales para comprobar si hay omisión de algún detalle.
12. Dibujaremos sobre la plancha con materiales grasos. En este caso con barras y lapiceros litográficos. Apoyándonos sobre un puente para evitar el contacto de la mano sobre la plancha.Es muy importante tener en cuenta la concentración grasa de los materiales utilizados, pues de estas concentraciones dependerá tanto la acidez de la solución desensibilizadora como su tiempo de exposición sobre la plancha. En el caso de las barras y lapiceros litográficos, vienen con una numeración que indica la concentración grasa. Esta numeración oscila entre el número 1 (la concentración mas grasa) y e número 5 (la menos grasa).
13. Terminado el dibujo, aplicaremos polvos de talco distribuyéndolos con un algodón limpio sin arrastrar, simplemente presionando, durante un tiempo mínimo de aplicación de 10 minutos. Esta operación sirve para secar los jabones de los materiales de dibujo utilizados y de esta manera evitar el efecto de “saponificación“.

• El efecto de “saponificación“ se da principalmente en aquellos materiales que contienen jabones y estos diluyen en agua, al igual que la goma arábiga, por lo tanto si estos no estan secos, corremos el peligro de diluirlos y con ellos la grasa que puedan contener.

14. Para hacer la “preparación desensibilizadora“, en un recipiente con goma arábiga estabilizada, echaremos unas gotas de ácido fosfórico. En teoría, la acción de la goma arábiga sobre las zonas carentes de grasa sería suficiente para crear zonas afines al agua (hidrófilas), pero es conveniente para potenciar su acidez, añadirle un ácido como el fosfórico, ya que este no afecta al aluminio en demasía.
15. Antes de medir la acidez, removeremos con una varilla de plástico o de madera la mezcla de ambos componentes de la solución.
16. Con una tira de “papel tornasol” o medidor de PH, mediremos el grado de acidez de la solución. Deberemos tener en cuenta de que de su “grado” depende el tiempo de exposición a que ha de ser sometida la plancha y en relación a la concentración grasa de los materiales de dibujo utilizados, ya que no todos ofrecen la misma resistencia a la acción corrosiva. A mayor concentración grasa mas tiempo de exposición o mayor “grado de acidez“ y a menor concentración grasa menos tiempo de exposición o menor acidez. La experiencia se declina por rebajar ligeramente el grado de acidez en beneficio del aumento del tiempo de exposición.
17. Desensibilizaremos la plancha aplicando la “preparación” con un algodón, impregnando la superficie y sin arrastrar. Este paso es el mas delicado de este proceso, ya que el margen de error se reduce considerablemente. Otros factores clave a tener en cuenta serán: el tiempo de exposición (generalmente no supera los 4 minutos con un “grado de acidez “ como máximo de 2) y el orden de como aplicar la ”preparación”: 1º. Las zonas carentes de grasa o de dibujo (blancos absolutos, en estas zonas no cuenta el tiempo), 2º. Las zonas negras o con mayor cantidad de grasa (negros intensos. A partir de este momento comenzaremos a medir el tiempo), 3º. Medios tonos de tendencia oscura, y por último los tonos de tendencia clara. Aunque parte del éxito en los resultados de esta técnica lo deciden la práctica y la acumulación de experiencia.

• Al aplicar la preparación se debe tener en cuenta las grasas que hemos utilizado, ya que no todas ofrecen la misma resistencia a los ácidos.

18 Eliminaremos la “preparación”, lavando con abundante agua y dejaremos secar la plancha totalmente. No utilizar secador con aire caliente.
19. Con una esponja natural, aplicaremos goma arábiga sobre la superficie una fina capa y la dejaremos secar totalmente. Esta operación se llama “engomado fino“ y sirve para proteger las zonas hidrofilas ya definidas.
20. Acto seguido, limpiaremos con un trapo impregnado en aguarrás, el dibujo y el excedente de aguarrás con un trapo seco y dejaremos secar. El dibujo desaparecerá dejando el registro o raiz grasa sobre la superficie de la plancha. Esta raiz es la que posteriormente será la receptora de tinta (zonas encrófilas).
21. Eliminaremos con la esponja húmeda la capa de goma arábiga.
22. Humedeceremos la plancha con la esponja y la entintaremos con un rodillo de caucho, aplicando una tinta de base altamente grasa: “Noire a Monter“, observando como recibe la tinta, si la plancha es muy receptiva, quiere decir que puede ser sometida a una segunda preparación. En caso de que la recepción sea lenta, entintaremos hasta la definición total de la imagen y posteriormente aplicaremos un “engomado fino” y dejaremos secar la goma.

• Limpiaremos con aguarrás el “Noire a Monter“ y humectando la superficie, aplicaremos la tinta de impresión para hacer una “prueba”.

volver al principio del proceso