levantamiento
Son una derivación del Aguatinta y pertenecen al bloque las denominadas Indirectas o "Húmedas". Su mecanismo se basa en el juego o antagonismo existente entre materiales de distinta naturaleza, distinguiéndose dos procedimientos: uno acuoso-graso (técnica del azúcar) y otro etílico-graso (cerograbado y técnicas similares). Son para manchar. Su principal ventaja es la resolución en positivo de la imagen ("lo que pinto es lo que sale") a diferencia de su técnica de origen "El Aguatinta", en la que el tratamiento era en negativo ("protejo donde no quiero que ataque el mordiente"). Combinan muy bien con el "Aguafuerte" y el "Barniz Blando". Excelentes para refuerzo y acabado de la grabación de la plancha, ya que permiten tratar de manera localizada y precisa aquellas zonas que queremos matizar.
Aplicación sobre barniz blando. Pulsa en la imagen.
azucarEjemplo de mordida libre. Presiona sobre la imagen.
Proceso o aplicación.

Ahora utilizaremos la técnica denominada "Al Azúcar", sobre una plancha inicialmente grabada con "Barniz Blando". Dentro de las "técnicas de levantamiento" la del "Azucar" es la mas sencilla y ofrece un control mas preciso de los materiales que intervienen.

Los pasos a seguir son:

1. Desengrasaremos de la plancha con carbonato cálcico (blanco de España) y ácido acético (vinagre). La lavaremos con abundante agua la secaremos con un trapo de algodón limpio.

2. Con un algodón mojado y escurrido, impregnado en carbonato cálcico, aplicaremos una finísima capa.
3. Secaremos totalmente esta capa. Podemos utilizar un secador o un abanico.
4. Posteriormente quitaremos el excedente con un algodón seco.

•Esta acción permite que las pinceladas que apliquemos sean netas.

5. Pintaremos sobre la plancha con pincel, aquellas zonas que queramos "atacar", aplicando una solución de azúcar saturada en agua y teñida con "tinta china", témpera o gouache. Evitaremos los efectos de aguadas o degeneraciones tonales, ya que estos efectos posteriormente no aparecerán. Mancharemos de forma evidente o produciremos de manera radical un depósito de esta sustancia.

•Dejaremos secar "el azucar" hasta un estado "mordiente". Debe secar, pero no del todo (comprobaremos con el dedo: el producto no debe estar líquido), ya que este estado de la sustancia facilitará el desarrollo del paso siguiente.

6. Barnizaremos la plancha con una capa delgada pero cubriente con un barniz carente de cera ya que estas técnicas basan su mecanismo en la permeabilización. Dejando secar totalmente esta capa de barniz.
7. Sumergiremos la plancha en una cubeta con agua caliente, permitiendo la acción del agua sobre el azúcar: no precipitarse.

•Ayudaremos a "levantarse" el azúcar con un algodón frotando suavemente la superficie, sin apretar. Veremos como quedan al descubierto las manchas donde inicialmente aplicamos el azucar.

8. Ahora disponemos de 2 opciones:

1. Aplicar la técnica del "Aguatinta" (resinar, asfaltar, pulverizar sobre la plancha materiales grasos, etc...), y someter la plancha a distintos tiempos de exposición con protecciones de diversos materiales, ya sean de origen etílico o graso.

2. "Mordida libre". Para provocar incisiones profundas y gofrados. En caso de entintar en "hueco", en este tipo de tallas, debemos tener en cuenta el "efecto de calva" debido a la ausencia de alvéolo en las zonas profundas de las mismas. No quiero decir que se produzca un efecto desagradable, sino que este efecto debe tenerse en cuenta.

9. En este caso aplicaré colofonia (resina molida) para obtener manchas planas.
10. Sobre una rejilla metálica, fijamos la colofonia con la aplicación de una fuente térmica. Hay que observar como transparenta el polvo de resina al ser quemado y no insistir con el calor, sino avanzar, ya que si quemamos demasiado la resina podemos provocar el efecto de "gusanillo", dando como resultado un tallado pobre.
11. Ahora someteré a la plancha a la acción del ácido nítrico. Este ácido es muy corrosivo, por lo que es conveniente utilizarlo con mucha precaución y bastante rebajado con agua, sobre todo cuando es aplicado sobre cinc. La proporción utilizada para este ejemplo es de 10 partes de agua y 1 de ácido.
12. Despues del "ataque ", sacaremos la plancha de la cubeta eliminando el mordiente de la superficie lavando con abundante agua y la secaremos con trapo de algodón o papel secante.
13. Para someter a la plancha a otro "ataque", reservaré aquellas zonas donde no me interese que ataque el mordiente. Puedo utilizar materiales etílicos o grasos indistintamente pero este caso utilizaré como protector una laca de origen etílico (barniz de alcohol).

• Una vez seca la laca, volveré a someterla a la acción del mordiente.

14. Terminado el proceso, limpiaremos los diferentes productos con sus diluyentes respectivos, aguarrás para los materiales grasos y alcohol para la lacas.

•Antes de realizar una "prueba de estado", debemos limpiar en profundidad los materiales utilizados para proteger y lavar y secar muy bien la plancha.

volver al principio del proceso